148_015_000_fotografica

August Sander, Compañero albañil, Colonia, Alemania, 1928,
de la colección Colección Manuel Álvarez Bravo


August Sander

Fotógrafo alemán nacido en Herdorf en 1876. Comenzó su servicio militar en 1896 y para ese entonces ya era un fotógrafo amateur productivo. En 1899 trabajó para varias firmas fotográficas en Magdeburg, Halle, Leipzig y Berlín; pasó algún tiempo en la Academia de pintura de Dresden. Sus años de viaje terminaron en 1901 al aceptar una posición de primer operador en el Greif Studio de Linz, y con un préstamo se convirtió en el dueño del negocio.

Se casó con la hija de un oficial de corte, transformándose de un trabajador rural de minas a un hombre de negocios citadino. Adquirió educación para ganarse la aceptación de la alta sociedad de Linz. En esa época sus retratos estaban muy influenciados por la pintura, pero en 1905 les dio un nuevo enfoque, criticando a otros fotógrafos por poner fondos con arquitectura. Él en cambio retrataba a sus clientes en su casa, en sus jardines o hacía arreglos en su estudio para que se pudieran ver las circunstancias y vida del retratado. Con esto ganó reconocimientos en exhibiciones internacionales, como dos medallas de oro en Wels y París; y el Donor’s Award under The Highest Patronage of His Majesty the King of Saxony.

En 1903, Das Atelier des Photographen, la revista más importante en arte fotográfico de Alemania, publicó tres retratos que mostraban como Sander había puesto al descubierto el alma y personalidad de los retratados. El éxito lo llevó a considerarse un artista y amuebló su estudio como el de un pintor. En 1909 dejó su estudio en Linz y se mudó a Colonia, en donde su estilo fue menos aceptado. Esto lo obligó a salir y tomar fotografías rurales con clientes de la zona. Para esta nueva clientela se vio en la necesidad de desarrollar nuevos acercamientos. Conoció la estructura sociocultural y reconoció su valor, logrando traducir sus observaciones a un lenguaje estilístico adecuado. Ahora retrataba a sus personajes de manera más directa, en un estilo casi documental.

La Primera Guerra Mundial interrumpió su carrera pero se las arregló para hacer retratos militares, después comenzó a ordenar sus fotografías en series y continuó con sus fotografías artísticas. La época que siguió a la guerra fue difícil para artistas, escritores e intelectuales alemanes por la falta de oportunidades, pero les permitió reflexionar y reordenar sus fundamentos teóricos, lo que trajo discusiones y foros apasionados para nuevos proyectos. Sander formaría parte de la escena bohemia.

Alrededor de 1920 estableció relación con un grupo de artistas conocidos como Rhineland Progresives. Esta alianza le dio un giro a su carrera, se convenció de que la pintura y la fotografía eran medios completamente separados y debían seguir distintos caminos, tanto que para 1922 había roto por completo con su fotografía artística. Para seguir lo que llamó exact photography. El retoque era rechazado en principio, aunque Sander lo siguió utilizando en algunas ocasiones. A partir de 1924 empezó a buscar contactos y a viajar buscando típicos representativos de todas las escalas sociales en sus mismos entornos para su obra Citizens of the Twentieth Century.

En 1929 se publicó Antlitz der Zeit (Rostros del Tiempo). En esta nueva forma de libros, las imágenes eran tratadas como obras de arte y el texto se reducía al mínimo; la naturalidad, fuerza y pureza de sus retratos lo ubican dentro de la Nueva Objetividad. Al igual que otros fotógrafos como Albert Renger-Patzsch se pensó a sí mismo como clasificador. Buscaba patrones básicos de las clases y estratos sociales, evitando todo romanticismo en poses o vestimentas.

Con la llegada del Nacional Socialismo, su carrera se vio afectada por el hecho de haber ayudado a su hijo a reproducir panfletos comunistas y el buró de gobierno ordenó la destrucción de sus negativos y de las copias que quedaban de Rostros del Tiempo. Su hijo fue mandado a prisión, donde murió en 1943. Al parecer se había considerado que sus imágenes describían a una sociedad alemana que no se parecía a la raza perfecta, homogénea y pura pregonada por los nazis.

Su vida continuó calladamente y comenzó un portafolio de prisioneros políticos que incluyó una fotografía de su hijo y de judíos perseguidos. Realizó dos portafolios: Return to the Reich y The Woman as National Socialist, pero nunca fueron publicados. Perseguido por el régimen, buscó libertad en la naturaleza y realizó algunas protestas irónicas en su estudio, que le ocasionaron ser llevado en más de una ocasión a la estación de policía. Su estudio fue dañado por una bomba en 1944 y en un incendio su carrera de retratista terminó. August Sander murió en Colonia en 1964, tras una gran depresión después de la muerte de su esposa.

augustsander.com

Trabajo