121_007_000_fotografica

Walker Evans, Interior de la casa de un carbonero, 1935,
de la colección Colección Manuel Álvarez Bravo

Walker Evans

Fotógrafo estadounidense nacido en Saint Louis, Missouri en 1903. Sus primeras imágenes retratan la arquitectura victoriana de los estados de Nueva York y Nueva Inglaterra. En 1932 viaja a La Habana; las fotografías que toma ahí aparecen en el libro The Crime of Cuba, escrito por Carleton Beals. Tres años más tarde, contratado por Roy Stryker, se incorpora al equipo de fotógrafos de la Farm Security Administration, donde también participa Dorothea Lange, para documentar el proceso de reurbanización llevado a cabo principalmente en el sur de los Estados Unidos. Durante los siguientes tres años viaja por Alabama, Florida, Kentucky, Tennessee, Mississippi, Louisiana, Ohio, Pennsylvania y Georgia para fotografiar los hogares y familias de mineros, campesinos y comerciantes, así como paisajes urbanos y arquitectura. La fotografía realizada por Evans se centra en atestiguar la forma de vida de quienes padecieron los efectos de la Gran Depresión de los Estados Unidos, sufrida en los  años treinta. Convencido de los alcances de su profesión como fotógrafo, sus tomas buscan más allá de alguna pretensión artística, enfrentar la realidad y mostrarla tal cual al mundo. En este sentido, Evans advertía sobre el rigor y la severidad de sus fotografías. En 1936, Evans se incorporó en un proyecto para la revista Fortune -en la que colaboraría por 20 años–  para documentar la vida de los campesinos de Alabama, junto con el escritor James Agee. Este  reportaje sería entonces rechazado por esta revista, pero publicado cinco años más tarde en el libro Let Us Now Praise Famous Men, que incluyó un texto de Agee y que ilustra las duras condiciones de vida de los campesinos de  ese estado norteamericano. Durante su vida Evans recibió numerosas menciones y reconocimientos a su trabajo, entre los cuales destaca el haber recibido en dos ocasiones una beca de la Fundación Guggenheim y una tercera por parte de la Fundación Mark Rothko. Murió en 1975 en la ciudad de New Haven.

Trabajo