130_003_000_fotografica

Hill y Adamson (David Octavius Hill y Robert Adamson), Barrio de pescadores, 1844,
de la colección Colección Manuel Álvarez Bravo

Hill y Adamson (David Octavius Hill y Robert Adamson)

Hill & Adamson fue una sociedad establecida en Edimburgo por el pintor David Octavius Hill (1802-1870) y el químico Robert Adamson (1821-1848), activa durante la década de 1840. En su estudio retrataron a la alta sociedad escocesa. Utilizaban espejos para reflejar la luz en los rostros de sus modelos, telones de fondo y posanucas, que ayudaban a mantener al sujeto lo más quieto posible durante las largas y cansadas sesiones. Hill se encargaba de las poses de los modelos, de su caracterización y de los aspectos compositivos del retrato; mientras que Adamson resolvía los aspectos técnicos propuestos por William Henry Fox Talbot, específicamente del calotipo. Como ambientación  utilizaron draperías, pedestales, libros, mesas, bustos de mármol y otros objetos que sirvieran para caracterizar al retratado. En sus imágenes se puede distinguir el conocimiento que Hill tenía de pintores como Vermeer, Gainsborough y Lawrence; lo que enfatiza que los retratos no eran simples tomas, sino el resultado de dedicados estudios. Sus fotografías denotan un interés artístico, lo que las distingue de otras imágenes fotográficas del siglo XIX, en las que hay un mayor interés por la documentación, así como por vencer las dificultades técnicas del recién descubierto medio. Hill y Adamson fueron considerados como los mejores retratistas de su tiempo por la destreza en el manejo de las composiciones y de los aspectos lumínicos. Además de su trabajo fotográfico de estudio, fotografiaron paisajes, vistas urbanas y monumentos arquitectónicos. Igualmente viajaron por pequeños poblados de la isla británica para fotografiar a pescadores, marineros y gente porteña que desempeñaban sus labores cotidianas. Aun cuando el período de actividad de esta sociedad fue breve –de 1843 a 1848, cuando Adamson muere–, sus cerca de 1500 negativos marcan para la época un importante logro en cuanto a las posibilidades estéticas y expresivas de la fotografía. Su trabajo permaneció olvidado hasta la década de 1890 cuando James Craig Anann elaboró impresiones en carbón  que fueron publicadas en Camera Work.

Trabajo