164-005

Paolo Gasparini toma esta fotografía en el pueblo de Otavalo en Ecuador. Es una muestra del gusto del fotógrafo por jugar con distintas ilusiones ópticas a la hora de crear imágenes.