FJG_2012_01_13_117_T1_a

Juan Guzmán, El payaso Firulais entretiene a niños en un barrio pobre de la capital, Ciudad de México, 1955,
de la colección Juan Guzmán

El tecalitlense Federico Enrique Ochoa y Ochoa, hijo de terratenientes que heredaron ingenios azucareros en Jalisco y Michoacán, educado en Europa y Estados Unidos, incursionó en los toros, el teatro y el matrimonio; mientras que dilapidaba la sólida fortuna familiar amasada por diez generaciones de trabajo y trescientos años de ahorro. Alrededor de sus 40 años, cuando se dio cuenta de que no le quedaba un centavo de su fortuna, se vistió de payaso—con la cara enharinada y ropa de mojiganga—y decidió dedicarse de tiempo completo a hacer reír a los niños.

Te puede interesar