cover_oaxaca_st_dom
Eventos propios

Pierre Verger en México

Con los pies en la tierra

22/02/2018

Evento: Exposición

Fechas: 04/03/2018 - 25/05/2018

Sede: Centro Cultural Santo Domingo · Museo de las Culturas de Oaxaca Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán Oaxaca

Autor: Pierre Verger

Sitio: www.fotografica.mx/pierreverger

Nota: Evento realizado en colaboración con el Gobierno del estado de Oaxaca, Fundaçao Pierre Verger, Braskem-Idesa y Fundación Televisa Inauguración, domingo 4 de marzo, 12 horas.

Pierre Verger nació en París, Francia, en 1902, en el seno de una familia de impresores dedicados a la producción masiva de cromos y afiches. Mucho antes de verse como el heredero del patrimonio formado por sus padres, él mismo se encargó de anular las esperanzas que su propia parentela hubiera podido depositar en él como relevo en su próspera empresa.

Verger dio con la fotografía en 1932. Entonces se lanzó a recorrer a pie la isla de Córcega, llevando consigo su primera cámara, en compañía del fotógrafo Pierre Boucher. Viajó a la Unión Soviética y a su regreso visitó Londres y Cataluña, las Antillas y América del Sur. Viajó, como él mismo diría años después, menos por el deseo de hacer etnografía o reportajes que por la voluntad de alejarse, de liberarse y de escapar del medio en el que hasta entonces había vivido.

Con una carta de presentación del antropólogo Paul Rivet, fechada el 24 de octubre de 1936 en París, con la que pretendía certificar que tenía la encomienda de realizar fotos de “interés etnográfico” para el Musée ethnographic des missions scientifiques, Verger desembarcó en el Puerto de Veracruz hacia finales de 1936.

Tal y como le sucediera a los jóvenes académicos que hasta ese momento Rivet había enviado a México —Robert Ricard, Jacques Soustelle, Laurette Séjourné y François Weymuller— Verger encontró aquí un camino al enfocar su Rolleiflex sobre el campo mexicano y la cíclica reinvención de sus diversos pobladores. Estas escenas serían la constante en sus dos primeros viajes por México (1936-1937 y 1939), muy distintos de lo que sus ojos descubrirían con nostalgia y decepción la última vez que pisó este suelo (1957).